Nunca más será antes.

Y lo bonito de que las cosas nunca vuelvan a su estado original, es que descubres cosas nuevas.

En teoría.

Salvo que te atasques en la misma puta escena de tu vida durante años.

Y si intentas avanzar, mal. Y si intentas retroceder, también mal.

Porque cuando dices que anhelas el ayer te dicen que ese ayer lo tienes idealizado, que ningún pasado fue mejor.

Porque cuando dices que deseas un futuro te dicen que tal vez nunca llegue, que disfrutes del presente.

Pero cuando intentas vivir en el presente te das cuenta de que hace mucho tiempo que tu presente es otro.

Y que solo un tonto disfrutaría de un presente estanco.

Que solo un muerto podría vivir sin ilusionarse por el futuro.

Que solo alguien sin corazón aniquilaría con palabras feas su pasado.

Y sé que no soy yo. Sé que no está mal luchar por lo que se quiere.  Aunque te hundan por ello. Aunque te destrocen por ello. Aunque te digan que te olvides y que asumas que no puede ser.

Lo que no puede ser es que alguien se coloque en posición de superioridad y, una y otra vez, te diga lo que puedes tener y lo que no.

Y que ni avance contigo, ni te deje ir.

Ni antes, ni ahora, ni nunca.

Anuncios

Y por primera vez desde que te conocí te quise un poco menos, en lugar de un poco más.

Y es que es lo que tienen en común todas las vendas, que por muy apretadas que estén, al final… se caen.

2019, se mejor para ellos, por favor.

“A ver, que todos sabemos que matar a animales está mal. Bueno, no siempre claro, matar a animales está bien a veces, siempre y cuando mates a animales a los que te vas a comer, por ejemplo, pero si matas a un animal doméstico, está mal. Bueno, excepto si ese animal doméstico no tiene dueño, si vive en la calle entonces no pasa nada, realmente, ¿a quien le importa? Osea, que no está bien, pero que no va a perseguirte nadie por ello, de hecho, te diría que tampoco va a pasarte nada grave si matas al gato o al perro del vecino, total…

Es que hay prioridades, chica. Como los niños. ¿Que qué niños? Pues qué sé yo, esos niños de los que habla siempre la gente que no quiere mover un dedo por los animales, porque los niños son más importantes, ¿sabes? y estos animalistas radicales pasan de los niños, les importan más los bichos. Osea, en serio, se creen que una hormiga vale más que un bebé…si, si, muy fuerte.
Pero oye, que matar a animales está mal, ¿eh? Que yo estoy en contra.
Evidentemente, por supuesto, si el animal te lo comes es súper legítimo, es lo natural, tampoco vamos ahora a volvernos todos veganos y a comer lechuga, colega, que estos veganazis están muy locos, quieren quitarnos el jamón… o sea, en serio, que a mí me parece perfecto que haya veganos pero que yo no puedo vivir sin carne, ni sin queso, que no puedo… y ellos que van de que si que se puede, madre mía, como se nota que les faltan proteínas y B12.
Pero vamos, que el resumen es este, que matar a animales está mal, hay que cuidarlos y protegerlos. Salvo a las vacas, terneros, gallinas, pollos, corderos, cabras, cerdos… ah bueno, obviamente, a los animales de caza también se les puede matar porque es que tío, son una plaga, sabes, y es tope de peligroso dejar que procreenn ahí sin control… la caza es necesaria. Los biólogos lo dicen.
Osea que a los que te acabo de mencionar que se puede matar añade a jabalíes, ciervos, corzos, conejos, aves varias, lobos, zorros… Los lobos y los zorros además es que son malísimos, ¿eh? Con estos no hay que tener manga ancha, de hecho, hasta les puedes torturar y hacer sufrir gratuitamente porque como son silvestres los jueces no te van a decir nada tampoco… Osea, algún comentario de animalista veganazi te va a tocar aguantar pero sin más.
Ah, perdón, que se me olvidaba… A las vaquillas y a los toros tampoco pasa nada por usarlos para tradiciones, fiestas de pueblos… Etc.
Coño, es que qué pasa, ¿que algo que se ha hecho toda la vida ya no se va a poder hacer por cuatro animalistas catetos? Que vale, que a casi nadie ya le gustan los toros pero vaya, que a quien le gusten que los vea y a quien no no, si a nadie le obligan a verlo, que es voluntario, ¿no? Es que esta gente no hace más que querer imponer sus cosas… Si yo respeto que ellos coman lechuga, ¿por qué ellos no respetan que haya cazadores, toreros y carnivoros? Panda de intolerantes.
En fin, pues eso. Que está fatal tratar mal a los animales, que a mi me encantan, de verdad. No, gatos no que son unos cabrones y unos ariscos, yo es soy más de perros”.
*Brindo por un nuevo año en el que podamos oír este tipo de argumentos patéticos menos a menudo que en el año anterior, pero más a menudo que el próximo.
#pazyamorparalosAnimales

Madrid

Claustrofobia, es lo que siento cuando te piso, jungla de asfalto, porque no me dejas ver el color real del cielo, porque todo en ti tiene un tono pardo, hasta los días soleados. En invierno y en verano.
Porque siempre hay demasiada gente, demasiado ruido. Demasiado calor, de ese que no calienta, que abrasa, que agota. Del que sale de los motores de los coches, y que se condensa y mancha todo a su alrededor.
Demasiado frío, de ese que desprende el alma de los sitios, la indiferencia, la crueldad o el vacío abarrotado.
Y el aire me pesa más en los pulmones, y algo que flota en el ambiente se me pega a la piel, lo noto en las mejillas cuando te dejo atrás. Suciedad.
Y dicen que soy de aquí, pero yo me siento como un extraterrestre cada vez que recorro tus calles. Tal vez por eso jamás consigo recordarlas.
Y no creas que no sé apreciar la belleza que hay en ti. Belleza cortante, asfixiante. Caótica. Eres lo contrario a la paz.
Tal vez me gustaras más, si no me sintiera atrapada en tus redes…
Si fuera una turista, que simplemente pasaba por aquí.