¬ŅSer madre?

Mi madre hace tiempo que me dice que se muere de ganas de ser abuela.

Tengo 24 a√Īos, llevo 5 con mi novio, y aunque aun soy “muy joven”, supongo que podr√≠a decirse que me acerco peligrosamente al momento de estabilidad emocional y financiera que suele acabar derivando en baby.

Pero no.

descarga

Aunque reconozco que a veces, cuando veo a algunos ni√Īos peque√Īos (y remarco, ALGUNOS) me entra la ternura y la parte instintiva y reproductiva de mi ser me dice que qu√© bonito ser√≠a tener uno, la racional no consigue encajarlo en sus planes.

Hay demasiadas cosas que hay que valorar antes de, si quiera plantearse la posibilidad remota de traer a un ni√Īo al mundo.

A mi me preocupa desde hace tiempo (desde el momento en el que empec√© a darme cuenta de ello), que al parecer las mujeres por naturaleza, por instinto, por programaci√≥n biol√≥gica o como querais llamarlo, tienden a dejar de pensar en nada m√°s que no sea su beb√©, cuando se convierten en madres. Salvo esas poquitas que viven de su imagen (actrices, cantantes… etc) el resto, suelen descuidar su imagen, su higiene, su forma f√≠sica. Por no hablar de que dejan de tener tiempo (y al parecer, ganas) de tener vida social, de pareja, de viajar o de hacer cosas que se salgan del universo maternal en el que de repente parece que llevan toda la vida. En serio, lo siento si a alguna le ofende, pero se convierten en marujonas profesionales, solo hablan de sus bebes, de cacas, de pa√Īales, de lactancia y de grietas en los pezones. No s√©, no me parece nada atractivo, qu√© quer√©is que os diga. Parece que muchas dejan de ser mujeres, y ya solo son mam√°s (as√≠ se describen muchas en sus redes sociales: “Mam√° de Pepito”). Ya no son profesionales de lo que sea, ni mujeres luchadoras, independientes, fuertes y atractivas. Ahora su √ļnica aspiraci√≥n y vocaci√≥n es ser la mam√° de Pepito.

¬ŅY ya est√°?

¬ŅEso es todo? Pues vaya.

Pasando ya al tema del desarrollo personal y laboral, oigo a muchas mujeres quejarse de lo corta que es la baja por maternidad, de lo mal que se sienten cuando tienen que volver a trabajar y despegarse de sus hijos… ¬Ņhola? tantos a√Īos estudiando, tanto dinero invertido en formaci√≥n, tantos disgustos hasta que das con un trabajo que te gusta y de repente, ¬Ņya solo quieren bajas maternales eternas? Qu√© sin sentido, qu√© gozo en un pozo, qu√© aburrimiento…

Lo que tambi√©n me preocupa, es que, los padres al parecer siguen teniendo un papel meramente “colaborativo” en todo este asunto. Las mujeres estar√°n “contentas” con sus maridos/novios/parejas en funci√≥n de lo mucho o poco que las ayuden con el ni√Īo.

¬ŅEn serio?

¬ŅPor qu√© sigue siendo esto cosa de mujeres? ¬ŅCu√°ndo va a empezar a ser DE VERDAD, cosa de dos?

Veo a tantísimas parejas recién estrenadas en la paternidad en las cuales ella está hecha un andrajo, descuidada, despeinada y con ojeras de panda, y el tan estupendo como de soltero.

Claro, normal, despu√©s del desgaste f√≠sico que supone el embarazo y el parto (que ya pod√≠an caer los ni√Īos de los arboles cual manzana madura, porque telita), y de que a las mujeres se les quede el cuerpo como un saco de harina medio vac√≠o, encima se tienen que comer la baja entera para cuidar 24 horas de un beb√© que no para de llorar, de comer y de ensuciarse.

Mientras, el padre, sigue con su vida, con su trabajo, con su rutina, saca un ratito a pasear al ni√Īo o le da un ba√Īito, y ale, eso es todo el cambio que supone para ellos ser padres. Bueno, eso, y que su preciosa mujer/novia/pareja se ha convertido en un saco de harina medio vac√≠o y muchas veces sucio, y encima de mal humor por las hormonas y por la falta de sue√Īo.

No es justo.

Lo que si que reconocen abiertamente todos los padres y madres del mundo, es que, tener un hijo te cambia la vida. Nunca se sabe muy bien si lo dicen en el buen sentido o en el malo, simplemente, te la cambia.

Y los cambios no siempre son buenos.

Y más vale malo conocido que bueno por conocer.

Y como a m√≠ me gusta mi vida, y hay muchas otras cosas que quiero hacer para seguir disfrutando plena y “egoistamente” de ella, sin preocuparme por seres diminutos e indefensos (bueno, los gatos y perros no cuentan), me da a m√≠ que le voy a decir a mi parte instintiva y reproductiva que se est√© tranquilita, que no quiero l√≠os.

Y adem√°s, voy a dejar aqu√≠ esta reflexi√≥n por si alg√ļn d√≠a me da la p√°jara y me da por cambiar de opini√≥n.

*A√Īado lista de cosas que quiero hacer antes de si quiera plantearme la remota posibilidad de traer a un ni√Īo al mundo:

-Acabar mis estudios de M√°ster.

-Empezar a trabajar “de lo m√≠o”.

-Irme al menos un mes, a un voluntariado de animales (Kenia, Costa Rica, Borneo… depende del sueldo que obtenga del punto anterior)

-Irme a vivir a una casa en el campo, un poco retirada de la ciudad, con una finca muy grande que pueda llenar de animales (ODIO a los ni√Īos de ciudad, todo el d√≠a enganchados a la play, y luego no saben ni como es una gallina).

-Y si se me pasa el arroz, que se me pase.

El limbo de los sentimientos.

Donde se quedaron nuestras charlas eternas, de todo, de nada.

Y aquellos sueŇąos compartidos, de los que se pretenden realizar alg√ļn d√≠a,

Donde descansan nuestras ideas, que ya hace tiempo que no se encuentran.

Donde guard√© las ganas de morirme en tus brazos, las de que nadie nos moleste, y los “no necesito nada m√°s”.

Creo que junto a la inocencia y a las ilusiones, dej√© todas las veces que me cre√≠ diferente, que nos cre√≠ √ļnicos.

Tal vez, en aquel sitio donde dejé todas esas cosas, es donde se me quedó el corazón.

Tal vez.

“Quieres que todo sea como antes, pero ya no es antes, es ahora.

Y ahora, ya no puede volver a ser antes”.

 

No puedo dejar de notar lo enrarecido que est√° el mundo. Intento ignorarlo, hacer lo que ¬†quiero… ¬Ņc√≥mo sino se puede ser feliz?

Pero no puedo.

Veo a personas frustradas en cada esquina: gordos intentando perder peso con cara de que así no les merece la pena vivir, blancos intentando ponerse morenos aunque les suponga obtener un melanoma, chicas que tienen pelo liso que se lo rizan hasta el tuétano, las que lo tienen rizado lo alisan hasta chamuscarlo. Kilos de maquillaje. Anuncios de cremas anti envejecimiento, cremas adelgazantes, de dietas milagro, de comida basura, de cuentas de ahorro, de ropa, coches y créditos.

Pero el problema no es la sobresaturación de información que vivimos a diario, que vemos aun en sitios donde creemos no haber visto nada, el problema no es que nos quieran vender el cáncer más chungo para después vendernos el seguro médico más tocho. El problema es que nos lo creemos y lo compramos.

Se compran coches que valen más que casas, se gastan cantidades ingentes de dinero en ropa que sigue haciéndonos sentir feos, en alcohol y tabaco que mata lentamente. Se paga para ir a un local cerrado a correr en una cinta o a pedalear en una bici que no se desplaza. Se compran perros y gatos por cientos de euros, habiendo miles de ellos en las calles y perreras, saturando las protectoras.

Le quitamos el sentido hasta a la cosa m√°s tonta.

Nos pasamos la vida acomplejados, tratando de esconder esto y de ocultar aquello, nunca se acaba. Y el problema no es que la sociedad no nos acepte sino que no nos aceptamos ni nosotros mismos, ni aceptamos al resto. ¬ŅC√≥mo se puede estar en paz?

Veo a hombres y mujeres que trabajan 12 horas al d√≠a, que se desplazan otras tantas, que duermen 4 o 5. Veo a parejas que no se quieren pero les unen hipotecas e hijos. Personas insatisfechas, estresadas, deprimidas. ¬†Veo a gente que sue√Īa con hacer mil cosas y no hace ninguna. Y me jode porque creen que no pueden hacerlas, sienten que una cadena invisible les ata a su mierda de vida.¬†Veo que la vida se nos pasa entre obligaciones, responsabilidades y decisiones que ya tienen tomadas por nosotros aunque nos creamos los due√Īos de nuestro destino.

Represión y presión. Tragar y aceptar.

S√© que no quieres hacer esto, ni pasar por esto, ni dedicar la mayor parte de tu vida a esto, pero tienes que hacerlo, ¬Ņqu√© podr√≠as hacer sino?

Hace poco hablaba con alguien que hab√≠a decidido dejar su trabajo, y le pregunt√© ¬Ņpero ya tienes otro? me contest√≥ que no. Pero, ¬Ņqu√© vas a hacer entonces? dije. Pues vivir, me contest√≥.

Me sentí tonta.

Vivir.

Me pregunto qué porcentaje de gente, en todo el planeta, vive realmente como quiere, como siente, como necesita.

 

Tal vez la sociedad¬†se haya creado pensando en un perfil muy concreto de personas que se sienten a gusto as√≠, pero ¬Ņqu√© pasa con el resto?

A quien m√°s decepciono.

Cuando alguien me echa en cara que se siente mal por algo que he hecho o he dejado de hacer, no consigue m√°s que enfadarme. No me entristece, no me preocupa, simplemente, me da rabia.

Me da rabia que haya personas (y siempre las mismas) que se depriman si el resto del mundo no act√ļa como ellas esperan, me parece que malgastan la¬†vida reprochando al resto las suyas. Me parece que se equivocan al creer que cualquier cosa que otro diga o haga gira en torno a ellos.¬†Se enfadan por cosas que jam√°s podr√≠as imaginar que pudieran afectarles. Por cosas que ni siquiera tienen que ver con ellos. Antes de que te des cuenta ya tienen un cubo entero de mierda que tirarte a la cara.

“No eres el puto centro del universo”, me dan ganas de decir.

Salta a la vista: me cabrea enormemente que alguien me diga: es que no has hecho, o no has dicho, o deber√≠as haber hecho o deber√≠as haber dicho…

BASTA.

No existo para cumplir tus absurdas expectativas. Si quieres algo de mí, pídemelo, y si quiero y puedo dártelo lo haré, y si no, déjame en paz y sigue con tu vida.

No esperes, no vigiles, no susurres sobre si har√© o no har√© aquello que t√ļ deseas que haga.

A ti te decepciona que no act√ļe de forma correcta seg√ļn tu criterio, a mi me decepciona que creas que puedes tratarme como a una mu√Īeca de trapo, colocarme en la postura que te venga bien y hacer que por mis labios de hilo salgan las palabras que quieres o√≠r.

Eso no va a pasar.

Cuánto antes lo asumas, antes podremos ser felices. TODOS.

Y eso es lo que deber√≠a responder y sin embargo lo √ļnico que me sale es una mueca de incredulidad.

Siento haberte decepcionado desde siempre y lo siento aun más porque me temo que seguiré decepcionándote toda tu vida.

 

PD: Si conoces a alguien así, aléjate si puedes, porque es muy cansado vivir constantemente sabiéndote una decepción.

Huxley no escribi√≥ ficci√≥n, predijo el futuro.

Hace poco le√≠ que siempre hay un libro que recuerdas como “el primero”, el que te hace amar la literatura y te obliga a buscar m√°s libros con la esperanza de encontrar alg√ļn otro que te marque tanto.

El m√≠o fue “Un mundo feliz” de Huxley, lleg√≥ a mis manos a los doce o trece a√Īos una edici√≥n muy vieja que hab√≠a sido de mi padre y recuerdo que tuve una crisis existencial seria tras leerlo. Tal vez la primera de las muchas que siguieron.

Se trata de una novela que se sit√ļa en un futuro dist√≥pico en el que la humanidad est√° totalmente intervenida por la ciencia y totalmente deshumanizada. No existen familias, no existen parejas, ni sentimientos rom√°nticos. La continuidad de la especie humana se lleva a cabo en un laboratorio, creando embriones de manera artificial seleccionando previamente las caracter√≠sticas gen√©ticas que tendr√°n, para poder encajarlos en una especie de clase social en el futuro: Alfa, Beta, Gamma y Delta (de mayor a menor inteligencia).

Hoy he le√≠do una noticia que dec√≠a que han nacido en Espa√Īa las primeras ni√Īas “libres de c√°ncer de mama”. T√≠tulo completamente demag√≥gico ya que, al final del art√≠culo aclaran que aunque se han seleccionado los embriones sin un determinado gen que predispone al c√°ncer de mama, siguen teniendo posibilidades de tenerlo en el futuro. Como cualquier mujer, vaya.

Miedo me da que esto sea una buena noticia, la verdad.

Siendo honesta, el hecho de que la reproducci√≥n asistida se est√© extendiendo tanto es algo que me da cierto reparo, siempre he pensado que la naturaleza es sabia, pero supongo que entiendo su uso en el caso de parejas que no pueden concebir de otra manera. Lo entiendo, aunque no lo comparto, porque creo que tener un hijo es un acto de amor y que realmente, da igual si el ni√Īo que recibe ese amor lo has gestado t√ļ u otra persona, y sabiendo que hay tantos ni√Īos en condiciones miserables, yo apostar√≠a por promover la adopci√≥n en lugar de fabricar embriones s√≥lo¬†porque los pap√°s quieren que se parezcan a ellos. Nunca he entendido cuando un acto de amor va seguido de un acto ego√≠sta.

El mismo art√≠culo citaba, muy orgulloso √©l, “Ser madre es un derecho fundamental”… ¬Ņah, si? ¬Ņy por qu√© las cl√≠nicas de reproducci√≥n asistida tienen esos precios tan desorbitados? ¬ŅNos est√°n vendiendo acaso nuestros propios derechos en c√≥modas cuotas?¬†No ser√≠a la primera vez, tambi√©n tenemos derecho a viviendas dignas, a comida y ropa, pero no veo que regalen estas cosas. A eso que llamamos¬†“derechos” simplemente son cosas que son necesarias para vivir, y hay que separar las cosas necesarias de los deseos o caprichos. Creo que la reproducci√≥n asistida no encaja en el grupo de las¬†necesidades.

Pero volviendo¬†a lo de antes, que me voy del tema:¬†el hecho de crear embriones, seleccionar los que tienen determinadas caracter√≠sticas, deshechar el resto, darlos por “an√≥malos” por “in√ļtiles” y encima llamarlo avance y triunfo… no s√©. Me descoloca.

Me sorprend√≠a sobretodo el hecho de que sal√≠a alguna frase de la mujer en cuesti√≥n diciendo que estaba muy contenta, y que alg√ļn d√≠a se lo contar√≠a a sus hijas… ¬Ņqu√©, exactamente? ¬Ņque crearon en probetas a una docena de embriones y que ella afortunadamente no fue deshechada porque, por pura probabilidad, no ten√≠a el gen que ella no quer√≠a que sus hijas tuvieran? Qu√© historia m√°s tierna.

Mi madre ha tenido c√°ncer de mama y se ha curado, y tanto mi hermana como yo puede que tambi√©n alg√ļn d√≠a lo tengamos, pero siendo una enfermedad con una tasa de curaci√≥n y de supervivencia tan altas, tampoco me preocupa en exceso, no me preocupa el hecho de tener una hija que tal vez s√≠ o tal vez no en 40 a√Īos tenga un c√°ncer de mama… tal vez tenga otro antes,tal vez la atropelle un coche… tal vez… tal vez… deber√≠amos dejar de jugar a ser dioses. No porque crea que exista un Dios que vaya a castigarnos, para nada, sino porque cada vez es m√°s dif√≠cil marcar los l√≠mites, determinar qu√© lineas cruzar y cu√°les no… cada vez es m√°s dif√≠cil distinguir lo que no podemos hacer de lo que no debemos hacer, ya que podemos hacerlo pr√°cticamente todo.

Mucha gente se escandaliz√≥ cuando en USA una cl√≠nica de fertilidad comenz√≥ a dejar que los pacientes eligieran ya no el sexo, sino el color de ojos del embri√≥n antes de implantarlo… bueno, con las enfermedades, o m√°s bien, con las predisposiciones a ciertas enfermedades parece que nadie se escandaliza (ay, la linea… qu√© difusa es)… como si no se pudiera tener una vida maravillosa o ser una persona maravillosa y tener c√°ncer en alg√ļn momento. Como si alg√ļn cient√≠fico en bata pudiera asegurarnos que nuestros hijos nunca se van a enfermar y nunca se van a morir… ¬Ņa qu√© juegan?

A casi nadie (nazis sigue habiendo) le gusta escuchar que el 90% de las personas que¬†descubren que est√°n gestando a beb√©s con sindrome Down abortan… ya, no es bonito.¬†Facebook est√° plagado de gente compartiendo que hay que cuidar y tratar a estas personas con respeto e igualdad, integrarlas en la sociedad… pues claro que s√≠, pero a ver qui√©n tiene cojones a traerlas al mundo, a ver qui√©n tiene un beb√© con alguna anomal√≠a (o alguna condici√≥n f√≠sica o mental que generalmente se considera anormal) pudiendo elegir a otro que no la tiene, pudiendo elegir incluso antes de quedarse embarazados… que encima es m√°s discreto que abortar despu√©s de descubrir que tiene algo que el padre/madre en cuesti√≥n no¬†quiere que tenga.

Y como siempre, quién puede elegir, quién no, pues el dinero es el que da el poder de elección.

Pero la verdad es que en este caso, espero que ese poder no lo tengan muchos, porque cuando me pongo a pensar que ya hasta se puede elegir qui√©n nace y quien no, que ya hay discriminaci√≥n hasta en el √ļtero (o en la probeta m√°s bien), me dan escalofr√≠os.

¬ŅQu√© ser√° de la diversidad? Mucha hipocres√≠a es lo que veo yo, mucho llenarse la boca de palabras como “respeto”, “integraci√≥n”, “comprensi√≥n”… pero llegar√° un d√≠a en el que tal vez no hagan falta, porque se est√° trabajando¬†para impedir¬†que las personas a las que hay que integrar nazcan. Qu√©¬†f√°cil, ¬Ņno?